Archivo de la categoría: Naturaleza

Es poco el tiempo…. Mariposas

pap fulla

No dejes de sonreír… Porque es muy poco el tiempo que te dan para la alegría.

No dejes de estar siempre al servicio de una buena causa… Porque es poco el tiempo que te dan para llenar la copa de la vida.

No dejes de dar pinceladas de cielo a tus días nublados… Porque es poco el tiempo que te dan para después de la tormenta ver salir el arcoiris.

No dejes de perdonar… Porque es muy poco el tiempo que te dan para después cicatrizar… volver a florecer.

No dejes de amar… Porque son pocos los años que te dan para entregar el corazón… y llenar la vida.

No dejes de tener un amigo… Porque es muy poco el tiempo que te dan para llevarlo de la mano.

No dejes de sembrar… y de abonar… Porque es poco el tiempo que te dan para dejar tu tierra produciendo, y el cantero de Dios todo florecido.

No dejes de rendir… porque es poco el tiempo que te dan para ver resultados…¡y alcanzar metas! Para que dejes tu polen, tu señal, tu paso, tus sueños, tu rosa ¡Y a todo se le vea la luz!

Es poco el tiempo que te dan, para tirar semillas en esta aridez… Para injertarte en el mundo aquí… aspirando al mundo de allá…

Para tropezar en el camino con la cruz de los demás… Para poner en fruto agrio, miel de Dios… y en cáscara vacía, pulpa de fé.

Es muy poco el tiempo para construir, hacer tus planos, ensamblar tus piezas, redondear tus proyectos… y luego, cimentar, afianzar, consolidar… Para medir tu rendimiento… nadar contra la corriente… y darle a la vida más de lo que recibes… Para construir el pozo… llenar el cofre… y pulir la perla.

¡Cuánta vida tenemos que vivir… cuántos papeles que desempeñar… cuántos increíbles tenemos que ver… cuántos males tenemos que sufrir!

¡Y qué poco tiempo!

Qué poco tiempo sentimos tener para llenar la arena de rosales… el mar de perlas… los caminos de flores… ¡Y los corazones de Dios!

No dejes que se te vaya la magia del amor… los sueños de las realidades… y las rosas de la cruz.

Es muy poco el tiempo para redondear la obra… Cumplir un destino… Corregir los errores… Madurar los frutos… ¡Y dejarlo todo terminado y completo!

Es muy poco el tiempo para dar la talla… Realizar una misión… Ajustar las cuentas… ¡Y hacer rendir las capacidades y los dones!

Muy poco Dios mío … para llenar de huellas el camino… de racimos la siembra… ¡Y de luz el mundo!

Poco para un trayecto más alto… ¡No lo desperdicies!

Desconozco al autor.

Anuncios

Hijas de las flores

Mariposa flores

Las plantas son expertas en transformar el agua, la tierra y la luz del sol en una colección de sustancias preciosas, muchas de ellas más allá de lo que las mujeres podemos concebir o fabricar. Mientras nosotras desarrollábamos nuestra conciencia y aprendíamos a caminar, ellas se dedicaban a inventar la fotosíntesis (el asombroso truco de convertir la luz del sol en comida) y a perfeccionar la química orgánica. Muchos de sus descubrimientos nos han resultado de lo más útiles. De ellas obtenemos componentes químicos que nutren, curan, envenenan y deleitan los sentidos, otros que espabilan, adormecen o embriagan y unos cuantos capaces de alterar la conciencia y hacer soñar despiertas a las mujeres.

Hace cien millones de años las plantas dieron con el modo de conseguir que los animales las llevasen a ellas y a sus genes de aquí para allá. Este hecho marcó un antes y un después de su evolución, y se asocia al advenimiento de las angiospermas, una extraordinaria nueva clase de plantas capaz de de producir flores deslumbrantes. Con las flores llegaron las frutas y las semillas, que reinventaron la vida en la Tierra. Al producir azúcares y proteínas para seducir a los animales, las angiospermas multiplicaron los suministros de alimento y posibilitaron el auge de los grandes mamíferos de sangre caliente.

Flores mariposas

Las hijas de las flores, transmitimos amor todos los días, con delicadeza y sarcasmo, propagamos la paz y la tolerancia.

Las hijas de las flores somos sensibles.

Amamos los ríos, los robles, amamos el arte. Nos gusta estar en grupo. Reírnos en grupo.

Pensamos mucho.

Y sobretodo, deseamos ser amadas, mientras nos agarran de la cintura, y nos huelen con dulzura. Eres rosa? o, jazmín?

Amapola? o violeta?

Seas la flor que seas, no olvides, amiga, que eres la más bella del jardín.

Mis frases favoritas de la naturaleza.

mans

La naturaleza, nuestra madre, nuestra amiga, volvía hacia nosotros su rostro amenazante. Nos demostraba sencillamente que, aunque nos permitía asignarle leyes y someter sus poderes aparentes, ella, moviendo apenas un dedo, podía hacernos temblar.
Mary Shelley
*
Mantén tu amor hacia la naturaleza, porque es la verdadera forma de entender el arte más y más.
Vincent Van Gogh
*
Debemos tomar de la naturaleza lo que pintamos y siempre elegir las más bellas cosas.
León Battista Alberti
*
Debemos tomar de la naturaleza lo que pintamos y siempre elegir las más bellas cosas.
León Battista Alberti
*
Una sociedad que decide organizarse sin una ética mínima, altruista y respetuosa de la naturaleza, está trazando el camino de su propia autodestrucción.
Leonardo Boff
*
La naturaleza es un poema que yace oculto bajo una forma secreta y maravillosa.
Juan Eusebio Nieremberg
*
La gente interfiere con la naturaleza y por mucho que lo intentan, no pueden curar las heridas que causan.
Masanobu Fukuoka
*
No me interesa tanto la mente humana como la maravilla de una naturaleza que es capaz de obedecer una ley tan simple y tan elegante como la ley de la gravedad.
Richard Phillips Feynman
*
El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros
Friedrich Nietzsche
*
El viento endereza el árbol después de haberlo inclinado
Charles de Gaulle
*
El que siembra un campo, cultiva una flor o planta un árbol es superior a los demás
John G. Whittier
*
La naturaleza nunca hace nada superfluo, nada inútil, y sabe sacar múltiples efectos de una sola causa
Copérnico
*
Un paisaje se conquista con las suelas del zapato, no con las ruedas del automóvil
William Faulkner
*
Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza
Jean-Jacques Rousseau