Archivo de la categoría: Letras de canciones

EL MUELLE DE SAN BLAS.

REBECA

La canción de Maná, “El muelle de San Blas”, fué inspirada en una historia real. Hace un año Rebeca Méndez Jiménez falleció a los 63 años. Desde 1971 esperaba en el puerto el regreso de su novio, un joven que salió a pescar y jamás regresó.

La mujer fue homenajeada por los pobladores de Puerto Vallarta, donde se convirtió en un símbolo por la espera de su amor. Fueron más de 41 años que esperó a su amado Manuel, quien salió de pesca. Sin embargo, quedó atrapado por un huracán que azotó el mar. Nunca más se supo de él y tampoco se encontró su cuerpo. Estaban a una semana de casarse. El golpe fue tan fuerte para Rebeca que desde el día que desapareció Manuel, lo esperó con su traje blanco. Bien fina ella. Con esa elegancia vendió dulce a los turistas en el Muelle de San Blas. Allí fue que el líder de la banda, Fher, la conoció en la década de los noventa. Se interesó por su historia y la convirtió en una de las más hermosas canciones de Maná.

El cuerpo de Rebeca fue cremado y sus cenizas arrojadas al mar en búsqueda de su gran amor por las autoridades de Puerto Vallarta, quienes piensan levantar un monumento donde la mujer esperaba a su amado con el fin de recordar por siempre esta maravillosa historia.

Letra de ” El muelle de San Blas”

Ella despidió a su amor
El partió en un barco en el muelle de san Blas
él juró que volvería
y empapada en llanto ella juró que esperaría..
miles de lunas pasaron
y siempre ella estaba en el muelle
esperando..
Muchas tardes se anidaron
se anidaron en su pelo
y en sus labios
Llevaba el mismo vestido
y por si él volviera no se fuera a equivocar.
Los cangrejos le mordían
su ropaje, su tristeza y su ilusión..
y el tiempo se escurrió
y sus ojos se le llenaron de amaneceres
y del mar se enamoró
y su cuerpo se enraizó
en el muelle
Sola
sola en el olvido
sola
sola con su espíritu
sola
sola con su amor el mar
sola
en el muelle de san Blas
Su cabello se blanqueó
pero ningún barco a su amor le devolvía,
y en el pueblo le decían
le decían la loca del muelle de san Blas.
Y una tarde de abril
la intentaron transladar al manicomio;
nadie la pudo arrancar
y del mar nunca jamás la separaron.
Sola
sola en el olvido
sola
sola con su espíritu
sola
sola con su amor el mar
sola
en el muelle de san Blas
Sola en el olvido
Sola con su espíritu
Sola con su amor el mar
Sola
sola en el olvido
sola
sola con su espíritu
sola
sola con su amor el mar
sola
en el muelle de san Blas
Se quedó
Se quedó
Sola, sola
Se quedó
Se quedó
con el sol y con el mar
Se quedó ahí
Se quedó hasta el fin
se quedó ahí
se quedó en el muelle de san Blas
Sola, sola, sola.

Porrera. Letra de LLuís Llach.

Amo esta tierra
como un amante fiel y ardiente,
esta tierra mía
que cada día me enciende y me toma,
piel a piel nos compartimos,
cuerpo a cuerpo nos estudiamos
y el deseo nos mantiene vivos los sueños.

Esta tierra adusta,
mirada morena y labios llenos,
la siento en mi vientre
como si dentro de mí hiciera raíces,
tornavoz del soledades,
paso a paso la reconozco
y en el amor la siento altiva y tierna.

Mi tierra me lleva
caminos allá de mí mismo, 
descanso cuando la miro,
cuando estoy lejos todo me entristece,
surco a surco la siento dentro,
por el deseo se me hace presente
que mi corazón sin ella no late.

El Molló nos lleva la vida,
la Teixeta el amor
y las Marrades el olvido, el olvido del Norte;

La Sentiu llamada a un sueño
empapado de luz,
pero las Marrades el olvido, el olvido del Norte.

Marcharé de aquí
cuando me llene el corazón un mañana ondoso y claro,
dejaré este lugar,
hay tanta vida que espera mundo allá,
los sentidos aún vivos
el horizonte será un reclamo
dónde encontrar la fuerza para levantarme,

no podrá la añoranza
doblegar el anhelo que me empuja y me hace vibrar,
olvidar el regreso
será un espacio de silencio y libertad,
no habrá gesto ni deseo
ni un camino ni ningún afán
suficientemente intenso para hacerme volver atrás.

El Molló nos lleva la vida,
la Teixeta el amor
y las Marrades el olvido, el olvido del Norte.

Y SIN EMBARGO .(Lluís Llach)


Y sin embargo la gente se va para siempre,
dejando un regusto amargo por los espacios del alma,
así aprendemos que al vivir vamos muriendo
y sobrecoge que esta ley sea tan cierta.
Ay, amor, si por amor pudiera huir de aquí
hasta ese mi paraíso de riberas serenas,
volvería a abrir con plenitud las alas blancas
del mañana para siempre … para siempre contigo.
Así pues, vacío las maletas para el adiós,
deshago los pobres ovillos que en la tierra me atan,
viviré mirándote los ojos, que solo
es en ellos que puedo disfrutar del gesto de vivir.
Ay, amor, si por amor pudiera volver a sentir
la fuerte pasión y la piel de tantas ausencias,
volvería a abrir con lenta plenitud las alas del mañana
para siempre … para siempre contigo.
Todo lo que te digo no tiene sentido si estoy de pie
pero es claro como la luz del mar cuando meneo la barca,
yo vengo de un mundo de gestas y naufragios
y me gusta si mi canto conmueve el tiempo.
Ay, amor, si por amor pudiera dejarlo todo,
remando todos mis ayeres para volver a renacer,
abriría con lenta plenitud las alas blancas del mañana
para siempre … para siempre contigo.

Este es un nuevo día.

‘Este es un Nuevo Día’
Prosa
Esta es la canción que canto cada mañana al despertar,
Para agradecerle al Cielo,
La gentileza de un nuevo día,
Es decir de una nueva oportunidad.
Porque siempre se puede empezar de nuevo,
En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo,
Y esto es tan cierto como que el paraiso no está perdido sino olvidado.

Canto:
Este es un nuevo día,
Para empezar de nuevo,
Para buscar al ángel,
Que me crece los sueños.

Para cantar,
Para reir,
Para volver
A ser feliz Bis

Prosa:
Todos nacemos con un ángel de la guarda,
Pero pocos lo conservamos,
Hay quien prefiere un sicoanalista.
Todos tenemos una conciencia,
Pero pocos la escuchamos,
Hay quien prefiere la televisión.

Todos somos ricos, es decir hijos de Dios,
Pero pocos lo sabemos,

Perdona hermano que yo no entienda que no seas feliz
en tan bello planeta,
que hayas hecho un cementerio de esta tierra,
que es una fiesta.

Tienes un corazón, un cerebro,
Un alma, un espíritu,
Entonces como puedes sentirte pobre y desdichado.

Canto:
En este nuevo día,
Yo dejaré al espejo,
Y trataré de ser,
Por fin un hombre nuevo,

De cara al Sol,
Caminaré,
Y con la Luna,
Volaré. Bis.

Prosa:
Ahora mismo le puedes decir basta a la mujer que ya no te gusta,
Al hombre que ya no amas,
Al trabajo que odias,
A las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito,
A los noticieros que te envenenan desde la mañana y desde el helicóptero,
A los que quieren dirigir tu vida.

Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste,
Porque la vida es aquí y ahora mismo,
Por eso:

Canto:
Este es un nuevo día,
Para empezar de nuevo,
Para buscar al ángel,
Que nos crece los sueños.

Para cantar,
Para reir,
Para volver
A ser feliz Bis

Si Señor.
Facundo Cabral.