Archivo de la categoría: Cuentos para pensar

Peregrino ( Luis Cernuda Bidón)

Sigue leyendo

Carta a la mejor madre, la mía

avi. avieta 002

Hoy quiero decirte una vez más que no te olvido y te doy las gracias por todo lo que de ti pude aprender.
Aprendí que ante todo y todos está la familia.
Me enseñaste a ser madre, aunque yo no sea tan buena como tú.
A escuchar y saber callar.
A ser honesta conmigo y con los demás.
A trabajar y ahorrar.
A que debemos divertirnos sin dañar a nadie.
También aprendí a defenderme y defensar mis sueños.
Que la vida es muy dura y que pasa muy rápido.
Aprendí que la mentira empequeñece. Y la verdad nos hace grandes.
Me enseñaste a hablar, andar, a caer y a volverme a levantar.
Siempre estuviste a mi lado, hasta tu último suspiro lo diste en mis brazos y el recuerdo de aquellos momentos me producen un dolor tremendo.
Te sueño y te veo contenta, sé que estás en los brazos de la persona que más quisiste, mi padre, tu marido.
Esta semana te la he dedicado, tal vez allí donde estés no puedas verlo, pero sí ves mi corazón. Te quiero mucho mama. Tu hija Elena.

Nuestra Señora de Montserrat. 27 de Abril.

a href=”https://karelen.files.wordpress.com/2014/04/montse.jpg”>MONTSERRAT

En 1881 fue coronada canónicamente la imagen de Nuestra Señora de Montserrat,”la moreneta”.
Era la primera en España que recibía esta distinción.

El mismo León XIII la señalaba como Patrona de las diócesis catalanas y concedía a su culto una especial solemnidad con misa y oficio propios. Hasta entonces la fiesta principal del santuario había sido la de la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de septiembre. Es la fiesta que no puede dejar de celebrar hoy todo buen devoto de la Virgen negra.

MONTAÑA DE MONTSERRAT</a

El misterio que la preside es el de la Visitación. En verdad, la Santísima Virgen visita en la montaña a los que acuden a venerarla y, como pide la oración de la solemnidad, les dispone para llegar a la Montaña que es Jesucristo.

Hoy como nunca suben numerosas multitudes a Montserrat. Peregrinos en su mayoría, pero también no pocos movidos por respetuosa curiosidad. El lugar exige un viaje ex profeso, pero las estadísticas hablan de cifras que cada vez se acercan más al millón anual y que en un solo día pueden redondear fácilmente los diez o doce mil, con un porcentaje siempre acentuado de visitantes extranjeros. En Montserrat encuentran una montaña sorprendente, maravillosa por su configuración peculiar. Encuentran un santuario que les ofrece ciertos tesoros artísticos y humildes valores de espiritualidad humana y sobrenatural.

SANTUARIO MONTSERRAT><

Santos, reyes y literatos fueron devotos de la Virgen, como San Vicente Ferrer, San Luís Gonzaga, San José de Calasanz, San Antonio María Claret, y San Ignacio de Loyola, Cervantes, Lope de Vega y Goethe entre otros.
Alfonso X el Sabio la dedicó varias Cantigas.

Felipe II y Carlos V murieron sosteniendo en su mano la vela bendecida de Nuestra Señora de Montserrat.

El Himno dedicado a Nuestra Señora de Montserrat es ‘El Virolai’ y su letra fue compuesta por el escritor ‘Mossen’ Jacint Verdaguer,y musicado por el maestro Josep Rodoreda.

Montserrat se presenta en la historia de la piedad mariana como la primera de origen geográfico que alcanza con su culto un renombre Universal.

Una verdad, dos formas de decirlas.

Verdades

Una sabia y conocida anécdota árabe dice que en una ocasión, un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó a llamar a un Adivino para que interpretase su sueño.

– ¡Qué desgracia, Mi Señor! – exclamó el Adivino – Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

– ¡Qué insolencia! – gritó el Sultán enfurecido – ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡¡¡Fuera de aquí!!!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Adivino y le contó lo que había soñado.

Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada… ¡El sueño significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes!

Iluminóse el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó le dieran cien monedas de oro.

Cuando éste salía del palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

-No es posible!, la interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Adivino. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro…

-Recuerda bien, amigo mío- respondió el segundo Adivino -que todo depende de la forma en el decir… uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender el arte de comunicarse.

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, más la forma conque debe ser comunicada es lo que provoca, en algunos casos, grandes problemas.

La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

Desilusiones.

Montserrat 011

Ya sé. Vos me dirás al leer esto que sin creer en la gente no se puede vivir, y yo también pienso lo mismo. Que a la gente hay que otorgarle un buen puntaje “de entrada”. De uno a diez: diez. Y con el tiempo se lo confirmamos o le vamos restando de a poco… un punto hoy, otro dentro de unos meses…

Lo triste es cuando se los tenemos que restar todos de golpe, en una sola vez, como el viento huracanado de la tormenta echa por tierra los frutos que estaban endulzándose en las ramas del árbol.

La desilusión es un viento sin aviso, o quizás con pequeños avisos de los que no pudimos o no quisimos darnos cuenta.

Tal vez si hubiésemos reparado en aquel gesto o en aquella palabra a los que no le dimos importancia… tal vez, tal vez.

Pero si bien no se puede vivir sin creer en la gente, es difícil y doloroso darse la cabeza contra la pared en el momento de la decepción.

Es la expresión de asombro frente a lo incomprensible. Y los ojitos de llanto. Y un interrogante ácido dibujándose en el corazón.

Es ver el revés de la trama de un tapiz de bellísimo estampado y descubrir los nudos con que se unen los hilos, ver las imperfecciones, la tosquedad, lo burdo, el matiz desteñido de alguna tintura.

Sabías… sabíamos que la vida es eso: claroscuros, perfecta sinfonía y notas desafinadas, elixir que el tiempo avinagra y verde fruta que el tiempo embellece y endulza.

Pero nos resistimos a la doble visión.

Queremos el rayo de sol, el ramito de rocío, el pétalo nuevo, no las velitas derretidas sobre la torta de cumpleaños ni la campana oxidada ni la voz descascarada.

Traicionaron mi cariño, mi confianza, la plenitud de mi fe.

Esta experiencia amarga me dejo una alerta en el alma.

Tantas veces mi balsa zozobró, tantos errores cometí y cometo porque no lo sé todo… querría ser tan sabia pero esa debilidad mía es la que me vuelve áspera y tonta, y se manifiesta como rabia .Por un tiempo tantearé con el pie, antes de dar un paso, para saber si es firme la tierra la que voy a pisar o si delante mio hay un precipicio

Eso es, en cierta forma, crecer.

Usar la sensatez y la razón en vez de la loca carrera apresurada. No obrar porque sí, siguiendo solamente los impulsos, sino pensando antes en lo que vas a hacer

Por supuesto que volverán a equivocarse, que volverán a hacerme sufrir… que muchas lágrimas rodarán por las mejillas que aún conservan la infantil redondez de las manzanas… Pero ya la sorpresa no será tan grande, ya no estare tan desprevenida, y este episodio gris hará que pueda ver más refulgente y clara la luz de los que sí merecen ser queridos, de los que sí merecen mi confianza y mi apoyo.

Fragmentos de un cuento de Poldy Bird.

18 de Mayo. Día Internacional de los Museos. DIM.

MUSEU

Hoy se celebra el día Internacional de los Museos 2013.
Se celebra desde el año 1977, creciendo cada año el número de países participantes.

El ave Fénix

Cuenta la leyenda, amigas de Karelen, que el Fénix era un ave maravillosamente bello que vivía en el paraíso, junto con el primer hombre y la primera mujer, a los que seguía a todas partes. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, un ángel portador de una espada de fuego fue designado para cuidar las puertas del paraíso e impedir que la pareja pudiera volver al Edén. Se dice que, empujado por el amor y la lealtad, el ave Fénix intentó impedir que las puertas se cerraran definitivamente para sus amigos. Entonces, una chispa saltó de la espada del guardián y el hermoso plumaje del ave se encendió, terminando con su vida en una llamarada multicolor.

Quizá como un premio por haber sido la única bestia que se había negado a probar el fruto prohibido, o quizás porque era injusto que un acto de amor terminara en una muerte así, el caso es que todos los ángeles estuvieron de acuerdo en concederle al ave Fénix varios dones, como el de sanar las heridas de otros seres vivos con sus lágrimas y el de la vida eterna.

Su inmortalidad se manifestaba en su eterna capacidad de volver a la vida resurgiendo de entre sus cenizas. Según la leyenda, cuando le llegaba la hora de morir, el ave Fénix hacía un nido de especias y hierbas aromáticas y ponía en él un único huevo. Después de empollarlo durante algunos días, una noche, al caer el sol, el Fénix ardía espontáneamente, quemándose por completo y reduciéndose a cenizas. Gracias al calor de las llamas, se terminaba de empollar el huevo y, al amanecer, el cascarón se rompía, resurgiendo de entre los restos aún humeantes el ave Fénix. No era otra ave, era el mismo Fénix, siempre único y eterno, aunque siempre más joven y fuerte que antes de morir. Siempre más sabio porque tenía, además, la virtud de recordar todo lo aprendido en su vida anterior.

Un mensaje de los ancestros, que hoy podemos definir como una enseñanza o aprendizaje, que nos alienta a aprender de los fracasos, volver a intentar lo que no se consiguió, enriquecidas por la experiencia, y crecer en la adversidad. Un elogio a la resiliencia, y que se resume en aquella conocida frase que anuncia que perder en la más cruel de las batallas, pero no morir en ella, solo consigue hacernos más fuertes.

Feliz día, mariposas!!!