Archivo de la categoría: Carolina

El gran secreto del éxito japonés. Por Yokoi Kenji

El japonés tiene una filosofía tan rara, como de querer llegar a casa y decir:

Si el día de hoy hubo un ladrón y una víctima, (eso sería muy triste), pero si eso pasó, yo quiero ser la víctima. No el ladrón.

Si el día de hoy hubo un agresor y un agredido, yo quiero ser el agredido.

Si el día de hoy alguien golpeó a otro, yo quiero llegar golpeado a casa, pero nunca llegar con el título de “AGRESOR”, de “LADRÓN”.

Cómo voy a llegar a mi hogar, con un título de ésos?

Prefiero acostarme golpeado, robado, tal vez humillado, pero con mi DIGNIDAD INTACTA, porque sólo así se puede dormir.

* Extraído del vídeo de Yokoi Kenji, “El gran secreto del éxito japonés”.

Anuncios

Por cada mujer hay un hombre

mujer_africa-1

Por cada mujer fuerte, cansada de tener que aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de tener que parecer fuerte.

Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar que lo sabe todo.

Por cada mujer cansada de ser calificada como de “hembra emocional”, hay un hombre obligado a competir para que no se dude de su masculinidad.

Por cada mujer cansada de ser un objeto sexual, hay un hombre preocupado por su potencia sexual.

Por cada mujer que se siente atada a sus hijos, hay un hombre a quien se le ha negado el placer de la paternidad.

Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o a un salario satisfactorio, hay un hombre que tiene que asumir la responsabilidad económica de otro ser humano.

Por cada mujer que desconoce los mecanismos del automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar.

Por cada mujer que da un paso adelante hacia su propia liberación, hay un hombre que descubre el camino hacia la libertad.

* Anónima

Curar no es rentable

“Los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que, en cambio, sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada”, dijo Richard J. Roberts en una entrevista a la revista digital ‘PijamaSurf’.

premio nobel de medicina

Con esas contundentes palabras denuncia, el premio nobel de medicina británico, Richard J. Roberts, a las grandes farmacéuticas de anteponer sus beneficios económicos a la salud de las personas, deteniendo el avance científico en la cura de enfermedades porque curar no es rentable.

El científico e investigador acusa a las farmacéuticas de olvidarse de servir a las personas y preocuparse sólo de la rentabilidad económica. “He comprobado cómo en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados podrían haber descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad”, explicó.

Añade que las empresas dejan de investigar porque “no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento”.

Ante esto, señala que es habitual que la industria esté interesada en líneas de investigación, no para buscar curas a ciertas enfermedades, sino que “sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores muchos más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre”.

Respecto a las razones del porqué los políticos no intervienen, Roberts argumenta que “en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos”.

Extraído de:

Canarias Semanal. org

Espejito espejito

espejito espejito

Cuando te mires al espejo o te veas reflejada en un cristal, párate unos segundos, mírate a los ojos y dite algo agradable.

Tu vida está llena de opciones y tú puedes estar presente en todas ellas. Convéncete de que tu vida merece la pena y que debes hacer todo lo posible para conseguir de ella cuanto te mereces.

Y no lo dudes: Tú eres la más bonita!

Reinventa la normas que regían tu vida

reinventa las normas que regían tu vida
No hay una única manera de hacer bien las cosas y tampoco es necesario que todo esté perfecto.

Puedes hacer las cosas como creas conveniente; reinventa la normas que regían tu vida hasta ahora y hazlas a la medida de tus necesidades. Ganarás mucho sosiego.

Feliz día, mariposas!!!

Olor de limón

Limón

Si te acostumbras a disfrutar de los aromas que te encuentras a tu paso y evitas al máximo los malos olores, notarás cómo mejora tu percepción olfativa y también tu bienestar.

Según Gretchen Rubin, autora de Objetivo: felicidad (Urano), afirma que el olor de limón fomenta el optimismo, el de lavanda o menta es relajante, el de café estimula el cerebro y facilita la toma de decisiones, el de jazmín ayuda a exteriorizar los sentimientos, el de albahaca potencia la valentía y el de incienso mejora la autoestima.

Yo me quedo con el olor de limón, y tu?

Feliz día, mariposas!!!

El ave Fénix

Cuenta la leyenda, amigas de Karelen, que el Fénix era un ave maravillosamente bello que vivía en el paraíso, junto con el primer hombre y la primera mujer, a los que seguía a todas partes. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, un ángel portador de una espada de fuego fue designado para cuidar las puertas del paraíso e impedir que la pareja pudiera volver al Edén. Se dice que, empujado por el amor y la lealtad, el ave Fénix intentó impedir que las puertas se cerraran definitivamente para sus amigos. Entonces, una chispa saltó de la espada del guardián y el hermoso plumaje del ave se encendió, terminando con su vida en una llamarada multicolor.

Quizá como un premio por haber sido la única bestia que se había negado a probar el fruto prohibido, o quizás porque era injusto que un acto de amor terminara en una muerte así, el caso es que todos los ángeles estuvieron de acuerdo en concederle al ave Fénix varios dones, como el de sanar las heridas de otros seres vivos con sus lágrimas y el de la vida eterna.

Su inmortalidad se manifestaba en su eterna capacidad de volver a la vida resurgiendo de entre sus cenizas. Según la leyenda, cuando le llegaba la hora de morir, el ave Fénix hacía un nido de especias y hierbas aromáticas y ponía en él un único huevo. Después de empollarlo durante algunos días, una noche, al caer el sol, el Fénix ardía espontáneamente, quemándose por completo y reduciéndose a cenizas. Gracias al calor de las llamas, se terminaba de empollar el huevo y, al amanecer, el cascarón se rompía, resurgiendo de entre los restos aún humeantes el ave Fénix. No era otra ave, era el mismo Fénix, siempre único y eterno, aunque siempre más joven y fuerte que antes de morir. Siempre más sabio porque tenía, además, la virtud de recordar todo lo aprendido en su vida anterior.

Un mensaje de los ancestros, que hoy podemos definir como una enseñanza o aprendizaje, que nos alienta a aprender de los fracasos, volver a intentar lo que no se consiguió, enriquecidas por la experiencia, y crecer en la adversidad. Un elogio a la resiliencia, y que se resume en aquella conocida frase que anuncia que perder en la más cruel de las batallas, pero no morir en ella, solo consigue hacernos más fuertes.

Feliz día, mariposas!!!