Carta a la mejor madre, la mía

avi. avieta 002

Hoy quiero decirte una vez más que no te olvido y te doy las gracias por todo lo que de ti pude aprender.
Aprendí que ante todo y todos está la familia.
Me enseñaste a ser madre, aunque yo no sea tan buena como tú.
A escuchar y saber callar.
A ser honesta conmigo y con los demás.
A trabajar y ahorrar.
A que debemos divertirnos sin dañar a nadie.
También aprendí a defenderme y defensar mis sueños.
Que la vida es muy dura y que pasa muy rápido.
Aprendí que la mentira empequeñece. Y la verdad nos hace grandes.
Me enseñaste a hablar, andar, a caer y a volverme a levantar.
Siempre estuviste a mi lado, hasta tu último suspiro lo diste en mis brazos y el recuerdo de aquellos momentos me producen un dolor tremendo.
Te sueño y te veo contenta, sé que estás en los brazos de la persona que más quisiste, mi padre, tu marido.
Esta semana te la he dedicado, tal vez allí donde estés no puedas verlo, pero sí ves mi corazón. Te quiero mucho mama. Tu hija Elena.

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: