Un mundo de fragmentos.

cuerpo

Vivimos en un mundo de fragmentos. Sentimos en nuestros cuerpos y nuestras almas el desplazamiento del mundo. También sentimos a veces en nosotros mismos ese astillamiento cósmico inicial. Nuestros cuerpos llevan esa energía de aquel mundo primordial. Pero como en el origen del mundo, nuestros cuerpos son frágiles con el paso del tiempo. Así comenzamos a vaciar nuestra energía divina. Tal vez, entonces, la dolencia sea realmente el vaciamiento de nuestras almas. En este mundo de esperanzas y espectativas astilladas en el que procuramos la completitud.

La integridad no surge de ignorar los pedazos esparcidos, sino de la esperanza de colocarlos todos mágicamente de nuevo.

 

” Todo momento tiene potencial para la redención y unidad. Nuestra fragmentación nos da para retomar las centellas divinas esparcidas por el mundo.”

Rabino Michael Strassfeld.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: