Curiosidades, anécdotas y rarezas de la mujer.

Matrimonio de conveniencia.

Una vez al año, los babilonios subastaban a las jóvenes casaderas. Los hombres tenían que pujar con altas sumas de dinero para conseguir a las muchachas más guapas. El dinero recaudado se repartía entre las más feas, para que pudiesen comprarse un esposo.

Una mujer de alto copete.

El peluquero de María Antonieta, señor Lëonard, edificaba sobre la frente de las damas verdaderas torres de cabellos decoradas con ornamentos como paisajes, frutas y palacetes. Los peinados eran tan altos que las damas no podían sentarse en sus carrozas. Tenían que ir de rodillas, y en los palcos de los teatros se tuvieron que subir los techos.

La primera mujer que usó biquini.

Gertrude Ederle fue la primera mujer que cruzó el Canal de la Mancha a nado, en 1926. También fue la primera que usó biquini : para lograr mayor libertad en sus movimientos, Gertrude cortó su traje de baño en dos partes.

Una mujer insaciable?

Una princesa china de la dinastía Shung hizo fabricarse una cama especial para compartirla con 30 hombres al mismo tiempo.

Discriminación.

La reina del blues, Bessie Smith, sufrió en 1937 un grave accidente automovilístico. Murió en la ambulancia después de haber sido rechazada en un hospital para blancos.

Manhattan.

Jennie Jerome, madre de Winston Churchill, fue la inventora del cóctel Manhattan.

A codazos.

Thomas Jefferson escribió una carta a su hija en la que decía que dar a luz ” no era más que un codazo “. Su esposa murió en el parto y lo mismo iba a ocurrirle a su hija dos meses más tarde.

De todo un poco.

Los hombres españoles sentían una atracción especial por las mujeres que tuviesen las axilas sudorosas.

Las mujeres griegas empezaban a cumplir años desde la fecha de su boda.

Antiguamente, las geishas se teñian los dientes de negro.

La madre del astronauta Buzz Aldrin se llamaba Moon -Luna, en castellano-.

Baño embarazoso.

Hace 400 años, las mujeres europeas evitaban bañarse en aguas utilizadas para el mismo fín por hombres. Temían quedarse embarazadas.

Por alcahuetas.

Una forma cruel de castigar a las mujeres alcahuetas en Inglaterra era la brida de castigo, un casco de hierro con candado que se enchufaba en la cabeza de la acusada. Tenía agujeros para los ojos, una ranura para la boca y una chapa de hierro con pinchos que inmovilizaba la lengua.

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: