Peregrino ( Luis Cernuda Bidón)

Sigue leyendo

Mi metamorfosis .

viej

mariposas

Siento como se va acercando, sin ruido va dejando sus huellas en mí.
Va modificando mi cuerpo y mi organismo. Es una metamorfosis muy distinta al de la mariposa, esta se produce de forma gradual y progresiva deteriorando mi cuerpo y mi mente.
Y cuando el tiempo se convierte en un recurso escaso, las prioridades se transforman. Es por eso que quiero hacer todo lo que en mi juventud no pude por falta de tiempo.
Quiero vivir el día a día, porque cada momento es importante.
Estar con los hijos, la familia, y los amigos se ha convertido en una necesidad para mí.
Quiero conservar mi memoria para que cuando un día mire hacia atrás, tenga la certeza de que volvería a vivir la misma vida, si me dieran otra oportunidad.

País de luz.

BANC DE LLUM

Yo quisiera quedarme en ese mundo apretado
en las paredes celestes de la infancia,
arrebujada en un aire que se disuelve con el calor del verano,
porque, no sé porqué, en la infancia siempre es verano,
siempre hay un velerito de papel y palitos navegando
en un charco de ámbar, siempre hay un bollo plateado
de papel de chocolate en el fondo de un bolsillo.

Yo quisiera caminar por los senderos ciudadanos
por ángeles guardianes, segura y preocupada solamente
por el horario de la sopa de las muñecas,
inventando nombres para llamar a las luciérnagas,
buscando las pilas que encienden a los bichos de luz,
durmiendo con un sueño de acompasada
respiración y manos apoyadas en las sábanas sin crispación,
como flores.

Allí es donde uno tiene la defensa más limpia y más cierta:
la de la ingenuidad, la de la fe.
Creer, creer en todo el mundo, abrir la pena
como un pan caliente y mostrar su humeante interior;
abrir la risa como un durazno maduro y entregar el carozo,
o la pulpa o el zumo, creyendo que a los demás
nuestra alegría les gusta, que los demás se ponen contentos
con nuestro triunfo, con nuestra felicidad.

Querer. Y sentir que querer es una margarita
a la que se le ponen los pétalos en lugar de quitárselos,
y que son unos ojos empañados de llanto
cuando la mano amiga se posa sobre el hombro
para decir estoy aquí, con vos, porque me necesitás.
Darse. Como se dan los hijos, sin especulaciones:
“porque estoy de tu parte”. “Porque me gusta ser tu amiga”.
“Porque te quiero como sos”.

A mí me asusta esa ciudad que se levanta allí.
Con laberintos de cemento y sonrisas de utilería
que se ponen en los rostros los que piden algo.

Y hablar cuando uno quiere quedarse en silencio.
Y quedarse en silencio cuando uno tiene ganas de hablar.

Y herir. Porque a veces para defenderse
la gente grande tiene que herir.
Y pasa como cuando vos, que sos chico, decías furioso:
“ojalá que se muera mi mamá
que no me quiso comprar un helado”.
Y resulta que después te pasas toda la noche despierto
y te levantás cien veces con la excusa de ir al baño
o a la cocina a tomar agua, nada mas que para ver
si respira, que no se cumplió,
que por suerte no se cumplió…

Yo te propongo una locura: que no crezcas
como parece que es conveniente crecer
en este mundo de la ciudad fantástica y totalmente aprovechable.

Que defiendas los soldaditos de plata
que la lluvia hace galopar sobre el asfalto.

Que quieras porque sí y llores toda la tarde
porque te peleaste con el amigo
con el que te vas a reconciliar mañana
lo más campante y olvidado de todo.
Porque si no te ponés fuerte y defendés esas cosas a capa
y espada, te van a ir arrancando de ese país de luz,
y sin que te des cuenta, te van a ir metiendo las sombras
que dan miedo de noche, y cuando llegues al lugar
en que miro de pie a mi alrededor, vas a querer huir,
irte de vos, refugiarte en cualquiera que sonría,
volver a huir porque hincaron los dientes
hambrientos en el pan caliente de tu pena
y en la pulpa de tu alegría y se disputan los huesos
de nácar de tu ingenuidad, la mano abierta, el asombro,
¡Ay el asombro!, ese milagro, que de repente nos resucita.
Por ejemplo:
acabo de asombrarme con un puñado de jazmines chiquitos
y blancos que se han abierto en la enredadera de mi casa.
Y han perfumado de tal manera el jardín
que me hicieron pensar en un derroche de magia.

Así que correte un poco, dejame sentar con vos en el banquito,
vamos, correte, haceme un lugarcito…,
no tengas miedo, yo todavía puedo chapotear
en tu río sin encrespar las aguas,
y morirme de risa viendo girar tu trompo,
y pasarme una tarde entera
descubriendo universos en un calidoscopio.

Yo todavía puedo usar de a ratos tu país de luz.

Andá, correte un poquito y dejame sentar con vos en el banquito.

Poldy Bird

Publicado por Elena.

Hoy es un buen día para vivir.

carlos-perez--agua

Hoy es un buen día para plantearnos,si realmente vivimos… o sólo respiramos….
Creo que las complicaciones que surgen en nuestra vida, son una manera de hacernos apreciar más lo que tenemos y las cosas positivas que nos han sucedido. No debemos quedarnos estancados en los momentos tristes, porque si lo hacemos, habremos fallado en la misión que tenemos todos los seres humanos. Vivir para ser felices y también para ayudar a serlo a los demás.
Hemos de tener la certeza de que si nos equivocamos, siempre podremos volver a levantarnos y hacerlo mejor.
Tengo la seguridad de que así será, aunque ahora nos enfrentemos a tantos obstáculos, hoy todo puede cambiar y no habrá nada que pueda detenernos.

FRASES DE VIDA.

No vivas solo por vivir, disfruta lo que haces y aprende a compartir para que enseñes a otros a vivir.

Vivir vale la pena, pero no todo en la vida lo vale.

El vivir es un sueño, el despertar lo mata, no despiertes, no lo mates!!

La vida es un cuento que hay que vivir en el momento.

Saluda este día con amor y al final recogerás sus frutos.

Vive y renueva a cada instante el maravilloso milagro de tu vida.

Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”.

Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir.

¡Ojalá vivas todos los días de tu vida!

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

Hay que vivir como se piensa, si no se acaba por pensar como se ha vivido.

Para triunfar en la lucha de la vida el hombre ha de tener o una gran inteligencia o un corazón de piedra.

Quien crea que su propia vida y la de sus semejantes está privada de significado no es sólo infeliz, sino que apenas es capaz de vivir.

¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

Vale más vivir y morir de una vez, que no languidecer cada día en nuestra habitación bajo el pretexto de preservarnos.

Sólo en la actividad desearás vivir cien años.

Mamá, ¿a dónde va el abuelo?

Mariposas volando

Había estado lloviendo la tarde en que el abuelo cerró los ojos. Así se lo contaron, aunque ella no lo vio, ya que, al parecer, aquello no era para niños.

-Mamá ¿a dónde va el abuelo ahora? – le preguntó a su madre al atardecer.

Miró directamente a sus ojos verdes, muy abiertos, y esperó su respuesta. Mamá sabía tantas cosas…

– El abuelo se ha dormido para siempre, María –le contestó rápidamente.

– ¿y adónde vamos cuando nos dormimos para siempre, mamá?

Su madre le explicó que vamos al cielo, un lugar muy bonito dónde los pájaros cantan y hay muchos parques y columpios.

Eso le pareció bien; pero entonces volvió a preguntar:

– ¿No decían que lo íbamos a enterrar junto a la abuela?
Parece que a su madre no le gustaron tantas preguntas, porque le dijo que luego irían a ver a la tía y a los primos, y que si quería ver sus dibujos animados favoritos.
Al llegar la noche, su padre fue a darle su beso de buenas noches y vio que tenía los ojos rojos, como cuando estás en la piscina mucho rato.

Después escuchó como su padre y su madre hablaban en el comedor. Le gustaba dormirse mientras ellos se contaban sus cosas. Entonces oyó su nombre:
-Mira lo que me ha preguntado María hoy – le dijo mamá a papá.

Y entonces hablaron de adónde vamos cuando nos morimos. Ella estaba un poco confundida: (¿no era que el abuelo se había dormido?)

Papá le explicó a mamá que las religiones en todo el mundo se han creado por el miedo de las personas a la muerte. Y que explicaban adónde vamos para que estemos más tranquilos.

Al principio, mamá no parecía muy convencida, pero lo explicó tan bien que parecía que se lo había creído.

Ya no recordaba más de la conversación. Se estaba muy calentita en la cama, y su perrito suave de orejas largas tenía mucho sueño.

Cerró los ojos y entonces oyó:

– Hola, María, te estaba esperando.
Al oírlo se asustó un poco, pero entonces vio al gnomito pequeño, que la miraba tranquilo y sonriente y al que conocía de otras veces.
Vengo a contarte un cuento muy importante que los adultos saben, pero que suelen olvidar.

– “Qué bien, un cuento! – pensó contenta.

– Hace mucho, mucho tiempo, vivieron el rey sol y la reina luna en un hermoso palacio de luz y colores. Eran los encargados de contarles a niños y adultos lo que veían desde su palacio. Les contaban cómo la luz y los colores venían de un lugar lejano al que se podía ir con sólo desearlo. Este lugar era tan bello, cálido y acogedor que las personas, cuando estaban muy cansadas de su trabajo en la tierra, cerraban los ojos y se dormían durante mucho, mucho tiempo.

– ¿Se dormían para siempre? – preguntó, acordándose de las palabras de su madre..

– Bueno, podía ser para siempre, pero también podía ser sólo durante un largo tiempo – le respondió-. Sin embargo, lo importante es que veían que el lugar de luz y de colores era real. Luego, los que decidían volver a la tierra, unas veces se acordaban del bello lugar, y otras no. Por eso el rey sol y la reina luna se encargaban de recordarlo en cada lugar. Cuando el rey sol y la reina luna se hicieron muy viejecitos, se marcharon ellos también a la bella luz, y quedaron sus relatos, que lo contaban todo.

– Entonces, ¿por qué las personas lo han olvidado? – preguntó la niña extrañada?

– Bueno, se acuerdan de algunas cosas porque se lo han ido contando unos a otros. Pero lo que sí han olvidado es que no son sólo relatos que explican nuestro miedo a la muerte, sino que es algo real contado de diferentes maneras.

– Entonces mi abuelo… ¿está con el rey sol y la reina luna en el lugar de la luz y los colores? – preguntó.

– Claro que sí, querida María – le dijo con ese brillo en los ojos que tanto le gustaba-; claro que sí.

Le dio un abrazo y se marchó para contárselo a otros niños.

Parece que los mayores no podían verlo, pensó más tarde, o si lo ven, no se lo creen, porque cuando se despertó se lo contó a sus padres, y ellos le dijeron:

– Si, María, has tenido tan sólo un bonito sueño.
Sabía que no le creerían, así que se lo guardó para contárselo a su amiga Ana: ella si se daría cuenta que es verdad.
No hay que perder la fe en las creencias espirituales y mágicas que nos ayudan a pensar en un próximo encuentro con nuestros seres queridos fallecidos.

Libro: Regálame más cuentos con salud

Autor: José Carlos Bermejo

Adaptado por: Diana Cárdenas

Asesora Familiar de Duelo.

Carta a la mejor madre, la mía

avi. avieta 002

Hoy quiero decirte una vez más que no te olvido y te doy las gracias por todo lo que de ti pude aprender.
Aprendí que ante todo y todos está la familia.
Me enseñaste a ser madre, aunque yo no sea tan buena como tú.
A escuchar y saber callar.
A ser honesta conmigo y con los demás.
A trabajar y ahorrar.
A que debemos divertirnos sin dañar a nadie.
También aprendí a defenderme y defensar mis sueños.
Que la vida es muy dura y que pasa muy rápido.
Aprendí que la mentira empequeñece. Y la verdad nos hace grandes.
Me enseñaste a hablar, andar, a caer y a volverme a levantar.
Siempre estuviste a mi lado, hasta tu último suspiro lo diste en mis brazos y el recuerdo de aquellos momentos me producen un dolor tremendo.
Te sueño y te veo contenta, sé que estás en los brazos de la persona que más quisiste, mi padre, tu marido.
Esta semana te la he dedicado, tal vez allí donde estés no puedas verlo, pero sí ves mi corazón. Te quiero mucho mama. Tu hija Elena.

Nuestra Señora de Montserrat. 27 de Abril.

a href=”https://karelen.files.wordpress.com/2014/04/montse.jpg”>MONTSERRAT

En 1881 fue coronada canónicamente la imagen de Nuestra Señora de Montserrat,”la moreneta”.
Era la primera en España que recibía esta distinción.

El mismo León XIII la señalaba como Patrona de las diócesis catalanas y concedía a su culto una especial solemnidad con misa y oficio propios. Hasta entonces la fiesta principal del santuario había sido la de la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de septiembre. Es la fiesta que no puede dejar de celebrar hoy todo buen devoto de la Virgen negra.

MONTAÑA DE MONTSERRAT</a

El misterio que la preside es el de la Visitación. En verdad, la Santísima Virgen visita en la montaña a los que acuden a venerarla y, como pide la oración de la solemnidad, les dispone para llegar a la Montaña que es Jesucristo.

Hoy como nunca suben numerosas multitudes a Montserrat. Peregrinos en su mayoría, pero también no pocos movidos por respetuosa curiosidad. El lugar exige un viaje ex profeso, pero las estadísticas hablan de cifras que cada vez se acercan más al millón anual y que en un solo día pueden redondear fácilmente los diez o doce mil, con un porcentaje siempre acentuado de visitantes extranjeros. En Montserrat encuentran una montaña sorprendente, maravillosa por su configuración peculiar. Encuentran un santuario que les ofrece ciertos tesoros artísticos y humildes valores de espiritualidad humana y sobrenatural.

SANTUARIO MONTSERRAT><

Santos, reyes y literatos fueron devotos de la Virgen, como San Vicente Ferrer, San Luís Gonzaga, San José de Calasanz, San Antonio María Claret, y San Ignacio de Loyola, Cervantes, Lope de Vega y Goethe entre otros.
Alfonso X el Sabio la dedicó varias Cantigas.

Felipe II y Carlos V murieron sosteniendo en su mano la vela bendecida de Nuestra Señora de Montserrat.

El Himno dedicado a Nuestra Señora de Montserrat es ‘El Virolai’ y su letra fue compuesta por el escritor ‘Mossen’ Jacint Verdaguer,y musicado por el maestro Josep Rodoreda.

Montserrat se presenta en la historia de la piedad mariana como la primera de origen geográfico que alcanza con su culto un renombre Universal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 560 seguidores